Teoría del Desarrollo  

La gran empresa de hoy en todos los Estados, es alcanzar y mantener un alto nivel de desarrollo integral, armónico y autosostenido; que permita racionalizar el uso de los recursos en beneficio del hombre, y lo promueva como eje y centro del mismo desarrollo, convirtiéndolo a la vez en su objeto y en su sujeto.

Teóricamente, el desarrollo se fundamenta en el pensamiento del filósofo y economista británico Adam Smith, quien mantuvo que, el trabajo es la principal fuente de riqueza y que el interés personal, conjuntamente con la libertad de la oferta y de la demanda, constituye el mecanismo más apropiado de regulación de la economía. Con este concepto, consecuentemente defendió la libertad completa del comercio, sin ninguna intervención del Estado; y desde el punto de vista filosófico, destaca su fundamentación de la moral en la simpatía, entendida ésta como una comunidad de sentimientos con el prójimo, que lleva a aprobar o desaprobar sus actos, de forma desinteresada, constituyendo de esta manera la norma del comportamiento armónico colectivo.

El alcance de la ciencia económica se amplió de manera considerable cuando Smith subrayó el papel del consumo sobre el de la producción. El, confiaba en que era posible aumentar el nivel general de vida del conjunto de la comunidad y defendía, que era esencial permitir que los individuos intentaran alcanzar su propio bienestar como medio para aumentar la prosperidad de toda la sociedad. Nació con esta teoría, la base del desarrollo como aspiración del hombre y de todos los hombres.

Al hablar de desarrollo en un país, nos referimos al conjunto de cambios sociales y económicos que hacen posible el crecimiento del producto nacional bruto (PBN) y la renta per cápita[1], el cual suele ir acompañado de cierta disminución de la importancia del sector primario, de la introducción de nuevas tecnologías en la producción, de una mejoría del nivel de vida y de los servicios, etc.

En términos generales, se entiende el desarrollo como el proceso deliberado y continuo de transformación y progreso, que mediante cambios mentales y actitudinales, obtenidos por efecto de factores educativos, políticos, socio-culturales, económicos y morales, estabilizan y conservan un cuadro de orden material, necesario para que cada hombre, cada comunidad y cada país, mejoren su nivel y calidad de vida, pasando de una etapa particular en términos de dignidad y convivencia humanas, a otra superior, traducida en la igualdad de oportunidades sociales, económicas y políticas, tanto en el plano nacional, como en relación a sociedades que poseen patrones mas elevados de bienestar.

Podemos apreciar, que la idea de desarrollo es permitir racionalizar el uso de los recursos; no obstante ello, la acción muchas veces irracional del hombre, lo lleva a maltratarlos y destruirlos, en detrimento de la misma acción del desarrollo. Es por ello, que al exponer las causas de la problemática ecológica, a nivel universal, se menciona también al desarrollo, en el entendido que, no es él el causante, sino la acción depredadora del hombre en función de ese mismo desarrollo.

El subdesarrollo

Aún cuando no es deseable, ni conforma un estadio de voluntad, es innegable la realidad del subdesarrollo[2]. El no es otra cosa, que el estado en que se encuentran y viven pueblos y personas, que luchan por alcanzar el desarrollo, pero que se les dificulta alcanzarlo, por lo que siempre tienen que conformarse con mantenerse en su zaga.

El subdesarrollo, es simplemente, la falta o insuficiencia de desarrollo en cualquier aspecto. Es la situación en que se encuentran grandes áreas económicas del mundo, caracterizadas por graves dificultades para aumentar sus fuerzas productivas, lo cual hace estática la pobreza, marginándola en el marco del sistema económico internacional, con graves e importantes repercusiones en los aspectos políticos, sociales, culturales, etc.

Desde el punto de vista económico, el problema del subdesarrollo, es la simple existencia de un gran número de países cuya economía se mantiene en una etapa preindustrial, con niveles de vida medios próximos a la pobreza, hoy tendentes a la miseria. Este fenómeno no fue estudiado con profundidad por los economistas hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, a raíz de los procesos descolonizadores y gracias en gran parte a los organismos de cooperación surgidos en el seno de la ONU, dicha cuestión comenzó a ser abordada desde el punto de vista teórico y práctico.

Los primeros planteamientos, consideraban que el desarrollo económico se produce por etapas y que todos los países lo alcanzarían en el curso del tiempo. En este sentido, el economista norteamericano Walt Whitman Rostow[3] en la década de los 60´ expuso su obra fundamental “Las Etapas del Crecimiento Económico”, donde describió los procesos de evolución económica y social de los países, en los cuales, todos pasan por cinco etapas: la sociedad tradicional, las precondiciones para el despegue, el despegue[4], el camino hacia la madurez y la era del consumo.

Desde el punto de vista geopolítico, es la situación comparativa dentro del desarrollo, tal como lo indicamos en este estudio, en que se encuentran grandes áreas económicas del mundo, caracterizadas por graves dificultades en el proceso de desarrollo de las fuerzas productivas, con la consiguiente pobreza y marginación en el marco del sistema económico internacional e importantes repercusiones en los aspectos políticos, sociales, culturales, etc. Desde el punto de vista económico, el subdesarrollo es un problema que crean: la deficiencia o la mala orientación de las políticas del desarrollo, que conducen en muchos grupos sociales o países, a la conformación y mantenimiento de una etapa preindustrial, con niveles de vida medios próximos a la pobreza.

Este fenómeno no fue estudiado con profundidad por los economistas hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, a raíz de los procesos descolonizadores y gracias en gran parte a los organismos de cooperación surgidos en el seno de la ONU, comenzó a ser abordado desde el punto de vista teórico y práctico.

Los primeros planteamientos, consideraban que el desarrollo económico se produce por etapas y que todos los países lo alcanzarían en el curso del tiempo. Pronto se concluyó que para que ello se produjera eran necesarios cambios profundos en las estructuras sociales de cada país subdesarrollado y que el excesivo crecimiento demográfico era su principal obstáculo.

Las previsiones de la OCDE y del Banco Mundial señalan que para fin de siglo más de 600 millones de personas vivirán sumidas en la miseria. Una de las principales características del subdesarrollo, es el mantenimiento o conformación social del analfabetismo, definido como la situación personal de quienes no saben leer ni escribir la lengua que habla.

En lo educativo, esta definición tradicional está siendo sustituida por otras, como la que propone la UNESCO, que considera “analfabeto funcional” a toda persona mayor de una edad determinada (en general, a partir de los 14-15 años) que, a pesar de haber tenido un cierto periodo de escolarización, no sabe leer con comprensión ni escribir un sencillo texto sobre su vida cotidiana; es decir, no posee un dominio suficiente de las técnicas instrumentales básicas (lectura, escritura, cálculo). El mapa del analfabetismo mundial coincide con el del subdesarrollo. El fenómeno afecta en mayor grado a las mujeres que a los hombres. Aproximadamente un 75 % de los analfabetos se encuentran en Asia, un 20 % en África y un 5 % en América Latina, sin que pueda afirmarse que el analfabetismo haya desaparecido por completo en los países desarrollados.

En 1953 Ragnar Frisch[5] demostró que una economía agrícola de subsistencia carece de la vitalidad necesaria para evolucionar, debido a la poca dimensión de su mercado y a la inexistencia de inversión. P. A. Baran, por su parte, sostuvo que la apropiación de las materias primas por parte de los países industrializados mantenía al Tercer Mundo en la miseria. Asimismo, la existencia del desequilibrio entre áreas industriales y subdesarrolladas es inevitable a causa de los mecanismos con que discurre el comercio mundial.

En las últimas décadas del s. XX se plantearon diversas vías de solución: diálogo norte-sur, campañas de cooperación, alfabetización y auxilio, etc. Sin embargo, los países del Tercer Mundo siguen anclados en el subdesarrollo a causa, fundamentalmente, de la inmensa deuda externa contraída con los bancos centrales de países desarrollados, cuyos intereses consumen una parte considerable de su producto interno bruto, lo cual ocasiona una inestabilidad política que impide cualquier esfuerzo continuo para salir de esta situación.

El Desarrollo Agropecuario

En función del desarrollo, el incremento y la mecanización de las actividades para el cultivo del campo y de los animales, cuando no existe una política eficaz o impera la ignorancia en su aplicación y uso, se transforman estas actividades en factores o causas de la problemática ecológica.

La agricultura, la ganadería y el proceso industrial que se les relaciona, presuponen un cambio radical en el ecosistema o medio donde se desarrollan, por cuando se produce una transformación del balance en los ciclos de nutrientes, en las especies que son reemplazadas, y en todo un complejo de acciones necesarias como cambios, para lograr la transformación de un tipo de vegetación y de fauna generalmente autóctonas o primarias, por un tipo de vegetación y de cría que irían a satisfacer las necesidades alimenticias o de bienes intermedios para los demás procesos productivos.

A pesar de ser solamente una transformación, que lógicamente producirá cambios en el ecosistema, existe un factor interviniente, como lo es la implantación de otro ecosistema simplificado artificial, compuesto por pocas plantas y animales bajo el cuidado, protección y vigilancia del hombre, que por su reemplazo constante produce el empobrecimiento de los suelos, y en muchos casos, cuando son nómadas o ubicados en zonas de suelos frágiles o pendientes, se transforman en factores promotores del fenómeno erosivo producido por las aguas y los vientos, amén del que puedan producir algunas especies animales consideradas degradantes del medio ambiente, tales como el ganado caprino.

Acción y Efecto del Latifundio

Como base para el estudio del efecto social del hombre en la problemática ecológica, desarrollamos el tema del latifundio, como adelanto a un posterior estudio al ubicarlo en el tema de la Economía. Entendemos entonces, que el latifundio[6] es una peculiaridad en la que degeneró la explotación agropecuaria, especialmente al sur de Europa y en Latinoamérica. Representa la explotación de grandes extensiones de tierra de propiedad privada, por personas que no son sus propietarias. Como peculiaridad, la mano de obra es arrendada, o constituida por campesinos, braceros o jornaleros que habitan en la finca a semejanza de la época de la esclavitud. En ellos, generalmente se utilizan técnicas rudimentarias de explotación y con escasos recursos técnicos, por lo que su rendimiento es mínimo.

En el latifundio, es característica casi generalizada, el uso del monocultivo que rápidamente empobrece las tierras y obliga a la rotación de cultivos, como medio de reemplazo de la fertilización.

Explotaciones Comunales y Cooperativas

A diferencia del latifundio, existen en muchas partes del mundo explotaciones agropecuarias colectivas. Ejemplos de ellas son: las explotaciones agrícolas de las comunas chinas, las cooperativas gestionadas por comunidades peruanas o los ejidos mexicanos; y un ejemplo muy peculiar, por el ingrediente socio político que envuelve, es el de las unidades agrícolas o granjas colectivas propiedad de empleados del Estado, encargados de trabajarlas, en la desaparecida URSS.

Granjas Familiares, Individuales y de Subsistencia

Las explotaciones individuales de subsistencia y las pequeñas explotaciones mixtas unifamiliares van decreciendo en número en los países desarrollados, pero se incrementan en los países en vías de desarrollo de África y Asia. Los ganaderos nómadas recorren el África subsahariana, Afganistán y Laponia; y el pastoreo sigue siendo una parte importante de la agricultura en áreas como Mongolia.

En algunas regiones de Latinoamérica, se ha venido produciendo un constante éxodo campesino, por motivaciones políticas en la mayoría de ellos, como es el caso de Colombia y por motivaciones de falta de incentivo al trabo del campo, como es el caso de Venezuela, donde la masa campesina ha desbordado los cinturones de miseria de sus ciudades.

El Conuco y la Erosión

En Venezuela, como en la mayoría de nuestros países de raigambre indígena, el fenómeno nómada se pone de manifiesto con los llamados “conucos”[7]. A ellos se suma el procedimiento mencionado del monocultivo[8], que al consumir un mismo nutriente, se transforma para la ignorancia campesina en el empobrecimiento del suelo. Se le considera entonces, como un suelo o tierra incapaz para la producción, cuya acción de abandono y búsqueda de otra tierra conforma uno de los más graves problemas de deterioro y desperdicio de los suelos; que al quedar desprovistos de vegetación y cuido, son medios apropiados para la erosión y la desertización.

Como es lógico entender, estas actividades son indispensables para la satisfacción de las necesidades humanas. Es por ello que se les controla y se restringe normativamente, con el fin de evitar que, aunado al beneficio social y económico que ellas conllevan, se transformen en elementos perturbadores de la naturaleza y de sus recursos.

El Desarrollo Industrial

De igual manera, el proceso de producción en serie y en masa del desarrollo industrial, para la satisfacción de la demanda, conlleva el uso de una serie de procesos mecánicos, físicos y químicos, que requieren acciones espaciales y con ellas la modificación del medio ambiente; un alto consumo de energía y la utilización de elementos químicos, que luego de ser aplicados a los procesos de producción, se transforman en desechos generalmente tóxicos o contaminantes.

Es en esta última etapa, cuando el proceso de desarrollo industrial se transforma en factor o causa de la problemática ecológica, al verter estos desechos en los depósitos o cursos naturales de aguas, o en terrenos, que a la larga también se inutilizan. De igual manera, el esparcimiento de gases y substancias volátiles contaminantes a la atmósfera, cuyo efecto hoy día es estudiado por la medicina, debido a las transformaciones biológicas que han venido produciendo y a los efectos generalizados no determinados aún del daño a la salud. También debemos considerar, la contaminación sónica que producen muchas de las maquinas aplicadas a la industria.

Industrialización Expansiva

En la consideración industrial, ha aparecido un factor importante como problema de la contaminación: la Industrialización Expansiva, la cual consiste en un creciente proceso de industrialización, sin un concepto claro de la naturaleza de las cosas, sin el verdadero conocimiento de los efectos que produce, encaminado solamente la elaboración, transporte y la comercialización de productos desde el punto de vista netamente económico, que en su afán expansivo, luego de satisfacer las necesidades sociales, incrementa la producción innecesaria que alimenta el consumismo desproporcionado de objetos inútiles, para cuya producción se requiere muchas veces el uso irracional de los recursos.

Unido a ello, la falta de un criterio conservacionista ecológico; conlleva a la degradación ambiental y a la creación de la crisis ecológica, que pone en peligro el equilibrio natural.

El Desarrollo Minero

Si la acción del hombre ha sido modificante y destructora del medio ambiente, introduciendo perturbaciones de diferente índole, en el proceso del deterioro ecológico, se ha reconocido que una de las actividades más degradantes de la naturaleza, es la actividad minera. Es por esta razón, que dicha actividad se regula, a pesar de ser una de las más importantes fuentes de ingreso de los Estados.

El objeto de la actividad minera en si, es la extracción del subsuelo de recursos naturales no renovables, con los cuales el hombre puede lograr la satisfacción de innumerables necesidades, en todos los grados que ellas existen. Es, además, una de las fuentes principales de recursos para la industria y en todo el proceso productivo de bienes de consumo, intermedios y básicamente de capital, por lo que en la mayoría de los casos se transforma en una actividad básica y estratégica.

En nuestro estudio, analizaremos a profundidad esta actividad, ya que ella en si, y su legislación, conforman la mayor parte del programa, con una gran dedicación específica del Derecho Ecológico, objeto de la materia. [9] Igualmente, por la relevancia que tiene para el Estado venezolano la actividad minera, y por el lugar de importancia que ocupa en el desarrollo industrial pesado del país; además de constituir hoy día, una de las empresas de mayor envergadura con nivel mundial, tanto por sus relaciones comerciales, como por la intervención de diversos países en las diferentes fases del proceso productivo.

8.-     El Desarrollo Tecnológico

Vinculado a los otros procesos, la tecnología, vista como medio o como fin, requiere ser estudiada en nuestro caso del Derecho Ecológico, por cuanto ella, tanto en sus fases de producción de innovaciones, como en su aplicación a los diferentes procesos productivos, requiere de la racionalidad humana para evitar que se transforme, como de hecho lo ha sido, en elemento perturbante del equilibrio ecológico.

El desarrollo tecnológico está vinculado a los procesos anteriormente mencionados, en tal forma que hoy día es una de las principales metas buscadas por todos los pueblos.

Como factor incidente en la problemática ecológica, por su fin y resultado, multiplica la acción degradante, en la medida que el hombre la utilice con igual irracionalidad que lo hace en los procesos del desarrollo. Es tan peligroso su efecto por el uso irracional, que el daño que potencialmente ocasione se puede ubicar en cualquier ecosistema. Simplemente, pensamos en el uso de tecnologías en la corteza terrestre, suelo, atmósfera, y aún, mas allá de nuestro planeta, en el espacio sideral con el uso de los vuelos espaciales.

Obviamente, por su fundamento en el conocimiento científico y en la práctica de sus fenómenos, también ayuda a producir efectos protectores, ya que al ser ella neutra, cuando el hombre conscientemente desarrolla la tecnología ambientalista protectora, está ayudando a evitar el daño que se deriva de su utilización productiva.

Entendiendo con definición nuestra a la Tecnología como: "el conjunto de métodos y procedimientos que facilitan la transformación de materias primas en bienes de consumo, intermedios y/o de capital, y la producción de medios y sistemas que permiten el desenvolvimiento del hombre con el mayor grado de comodidad y satisfacción, el menor esfuerzo físico y el mínimo consumo de tiempo"[10]. Podemos inferir que ella se transforma en el mayor beneficio de la humanidad moderna, entendida como "desarrollada". Es decir, el desarrollo tecnológico es la etapa más alta de la concepción del desarrollo de los pueblos; por lo tanto, los procesos tendientes al desarrollo de innovaciones, y el uso o aplicación de la variada gama tecnológica existente, constituyen factores multiplicadores en la degradación ambiental, siendo por ello que consideramos a ambos procesos como elementos incidentes en la problemática ecológica.

Es también de interés aclarar, que al nivel universal, el hombre lucha por evitar el daño ambiental, aplicando su interés a la búsqueda de tecnologías no contaminantes ni degradantes de la naturaleza. Esto lo hace desde su concepción original, o mediante el añadido de reglamentaciones para el uso y los procesos, que eviten tales daños o por lo menos los aminoren.


[1] El concepto de renta o ingreso per cápita, como indicador del desarrollo, ha sido desechado en países como Venezuela, donde el ingreso es alto, pero solo sirve para medir el gasto del Estado y no se compadece con el ingreso de las personas.

[2] Este fenómeno, en lugar de erradicarse, ha ido creciendo en todos los países, de manera especial en los del tercer mundo. Es el establecimiento de familias pobres en zonas aledañas y marginales de las ciudades, donde construyen infraviviendas. Estos sectores reciben diferentes denominaciones en cada país: barrios pobres o marginales en Guatemala o Tegucigalpa, suburbios en Quito, barrios de chabolas en Madrid, callampas en Chile, villas miseria en Buenos Aires, ciudades perdidas en México, favelas en Brasil, tugurios en Colombia, ranchos en Venezuela. Como condición socieconómico, se asocia este tipo de asentamiento con países en vías de desarrollo o subdesarrollados, aunque también se aplicarse a la mayoría de las ciudades en algún momento de su evolución. Llevan implícito, en la mayoría de los casos, fenómenos de marginación social. El terreno donde se asientan suele ser de baja calidad y ocupados ilegalmente, en las márgenes de un río, en las laderas de montañas, cerca de vertederos de basuras, en donde no hay ningún tipo de instalaciones ni servicios programados. Su construcción suele ser muy rápida con edificaciones de madera, chapa, cartón, hojalata o adobes. Frecuentemente, este concepto se asocia a ciudades de la India o Latinoamérica, en donde el rápido proceso de urbanización ha hecho que los grupos más desfavorecidos económicamente, minorías étnicas, inmigrantes o desplazados laborales abandonen el campo y se establezcan en la periferia de la ciudad.

[3] Rostow, Walt Whitman (Nueva York 1916): Economista e historiador estadounidense. Fue consejero especial de la Casa Blanca. Obras importantes en economía: “La Economía del Despegue hacia el Crecimiento Autosostenido” (1967), “Países Ricos y Países Pobres” (1987); y “Ensayos acerca de este Siglo” (1988); y como historiador: “La división de Europa después de la Segunda Guerra Mundial”: 1946” (1982).

[4] Despegue: en la concepción de este teórico de la economía, es la fase en la que un país en vías de desarrollo inicia un crecimiento económico sostenido.

[5] Ragnar Frisch, (1895-1973) economista noruego, Premio Nóbel de Economía en 1963.

[6] Latifundio: (del lat. latifundium, de latus, ancho, y fundus, finca rústica) s. m. Es una propiedad rústica agrícola de grandes dimensiones; generalmente se denominan así aquellas que alcanzan más de cien hectáreas. Es característica del S de Europa y Latinoamérica, donde es explotada mediante mano de obra temporal o contratada con técnicas agrícolas poco evolucionadas. Existen también latifundios en EE UU, Siberia y Australia, pero difieren de los anteriores por su alto nivel de mecanización. Ant. Minifundio El latifundismo es materia que desarrollamos con la Reforma Agraria (Temas VII y VIII).

[7]Conuco” (voz antillana) s. m. Se denominaba en Cuba a una pequeña porción de tierra que concedían los amos a los esclavos para que la cultivaran. Hoy, como voz americana, se utiliza para denominar a una parcela pequeña, utilizada por el campesino pobre.

[8]Monocultivo” s. m. Sistema de producción agrícola en el que el conjunto de las tierras de labor de una comarca o región se dedican a un único cultivo. Igualmente se considera el destino de una tierra a un solo cultivo en forma permanente, con lo que se agotan los nutrientes del suelo para ese tipo de cultivo. Como técnica para corregir la deficiente producción por agotamiento de los nutrientes, se usa la rotación o producción alterna de diferentes cultivos compensatorios.

[9] En el desarrollo del Tema sobre el Derecho Minero, se analiza la materia relativa a la Problemática ecológica en la minería.

[10] Prieto Silva, Enrique: “El Proceso de Producción Tecnológica – Su Desarrollo y Uso-“. Revista ESUFAC Edic. “L Aniversario FAC”. Caracas 1.987.